28/05/2018
Arquitectura Social + Pensamiento y crítica + Profesión + Publicaciones

Más vivienda por menos.
Una multiplicidad de objetivos

porAnna Bach y Eugeni Bach

Imagen de portada:
Calles de Porto (Portugal). Creative Commons (pixabay)

Detalles de la publicación:
BACH, Anna y BACH Eugeni: Más vivienda por menos. Colección arquia / la contextos nº 4. Fundación Arquia / Los libros de la Catarata (2015).

Ver producto

Existe una arquitectura que muestra su capacidad para responder a demandas sociales y culturales. Ajena a la mala reputación de la construcción y a los exagerados presupuestos de ciertos”arquitectos estrella” se adapta al contxto actual ofreciendo soluciones sencillas a los casos más complejos…

El siguiente artículo es un extracto del capítulo 1: El valor de la arquitectura: Una multiplicidad de objetivos, de Más vivienda por menos, textos escritos por Anna Bach y Eugeni Bach publicados en la colección arquia/contextos. Puedes encontrar esta publicación en bibliotecas y librerías especializadas, y también en la web de Fundación Arquia.

Más vivienda por menos — Arquetipos
Portada 'Mas vivienda por menos'. Edición de Fundación Arquia y los libros la Catarata

 

Una multiplicidad de objetivos

La arquitectura debe dar respuesta a los requerimientos funcionales de cualquier programa. Obviamente, cualquier edificio debe poder responder de manera satisfactoria a las necesidades funcionales que esperamos de éste. Pero en realidad, conseguir que un edificio sea funcional es lo más fácil, eso no tiene mucho mérito; como hemos visto en la comparación con la construcción, si sólo quisiéramos responder a lo funcional, ¿por qué para ser arquitecto haría falta estudiar una carrera donde se imparten clases de proyectos, urbanismo, composición, estética, historia, física, matemáticas, dibujo, geometría descriptiva, construcción, estructuras, economía o expresión gráfica? Si al final, de lo único que se tratara fuera de construir, con unas pocas nociones de construcción ya tendríamos suficiente.

La respuesta está en esos valores sociales y culturales de la arquitectura. La construcción es la herramienta para dar forma a una fusión de funcionalidad en un entorno social y cultural específico. Y esto, que puede parecer muy sencillo, requiere de una buena gestión de la complejidad, para lograr dar respuesta a una multiplicidad de objetivos.

Imaginemos que vamos a proyectar un edificio de viviendas en una calle del centro de una ciudad. Por una parte, vamos a tener un cliente que va a querer sacar el máximo rendimiento de una operación que para él es, básicamente, una inversión económica. Nuestro cliente va a querer que consigamos el máximo número de viviendas con la máxima superficie que la normativa en ese solar específico permita, y por otra parte, va a querer que lo consigamos de la manera más económica, sin ningún gasto añadido a lo estrictamente necesario según su objetivo. Su interés, en la mayoría de los casos, no es que el edificio armonice con el entorno, ni que su edificio no tape las vistas de los vecinos, o que no deje ninguna medianera a la vista, por poner algún ejemplo. Su objetivo es únicamente económico, y sólo si alguno de los anteriores parámetros puede influir en el rendimiento de la operación, tendrá importancia.

Por otra parte, además de responder a los intereses del cliente, debemos dar respuesta a una normativa que nos obliga desde el punto de vista de la seguridad, del uso, del cálculo estructural, de las instalaciones, de la habitabilidad o de la durabilidad de los materiales. La normativa será de ámbito europeo, estatal, autonómico, metropolitano, local e incluso dependiendo del barrio donde se ubique, específica para ese solar.

Pero además, tendremos que responder a una serie de especificidades derivadas del lugar: la climatología, la orientación del solar, la topografía, el asoleo, la posibilidad de vistas, el nivel sonoro de la calle, etc. Todos éstos, son aspectos que habrá que tener en cuenta al proyectar el edificio y que deben sumarse a los anteriores, y debemos dar respuesta a ellos sin perjudicar ni los intereses del cliente ni saltarnos la estricta normativa a cumplir.

Pero es que además de todos estos puntos, a estos requerimientos externos (del cliente, de la normativa, del clima, de la orientación, de la topografía,…), hay que sumarle otros de estricto carácter interno, y que en realidad son los más difíciles de llevar a cabo, y a la vez puede que los más importantes, y éstos son los relacionados con el carácter social y cultural de los que hablábamos anteriormente.

Siguiendo con el ejemplo del edificio de viviendas, y centrándonos ahora, para simplificar el ejemplo, sólo en las fachadas del edificio, si quisiéramos únicamente dar respuesta a las condiciones económicas del cliente, haríamos la fachada más barata que cumpliera la normativa y con ello habríamos satisfecho los dos primeros requerimientos. Pero resulta que esta fachada está en un contexto, con unos edificios vecinos, tanto a lado y lado de nuestro edificio como enfrente, y si actuamos únicamente teniendo en cuenta las premisas anteriores, puede que nuestro edificio no encaje en absoluto en este entorno y por lo tanto, de repente, adquiera una notoriedad que no merece. De la misma manera, si sólo respondemos a la normativa y al cliente, puede que hagamos una excesiva sombra sobre una calle que antes era soleada, o que tapemos las vistas de una gran cantidad de vecinos dado que la edificabilidad que tenemos así lo permite.

En este punto es donde entran los valores sociales y culturales de la arquitectura, que deberán conseguir aunar tanto los requerimientos del cliente como los de la normativa, los de la climatología, la topografía, las vistas, el asoleo, la adecuación del edificio en el entorno, etc.

Cuando se entiende la gran complejidad que esto significa, es cuando puede empezarse a valorar el difícil papel de la arquitectura, y el gran mérito que tiene aunar y gestionar toda esta complejidad para conseguir, en definitiva, que el resultado trabaje tanto en beneficio del interés privado como del interés común.

Créditos

EDICIÓN
Fundación Arquia
Arcs, 1, 08002 Barcelona
www.arquia.es/fundacion

CONCEPTO Y DISEÑO
Folch

ISBN 978-84-617-5967-5

© de esta edición,
Fundación Arquia, 2017 © del texto e imágenes, su autor

La edición de esta publicación ha sido patrocinada por Arquia Banca.

PATRONATO FUNDACIÓN ARQUIA
Presidente
Javier Navarro Martínez

Vicepresidente 1º
Federico Orellana Ortega

Vicepresidente 2º
Alberto Alonso Saezmiera

Secretaria
Sol Candela Alcover

Patronos
Carlos Gómez Agustí
María Villar  San Pío
Fernando Díaz-Pinés Mateo
Montserrat Nogués Teixidor
Ángela Barrios Padura
José Antonio Martínez Llabrés
Naiara Montero Viar
Joan Miralpeix Gallart
Javier Ventura González
Marta Cervelló Casanova
Emilio Tuñón Álvarez

Director Fundación Arquia
Gerardo García-Ventosa López