25/05/2018
Publicaciones

Historicismo y experimentalismo

porCarlos Martí Arís

Imagen de portada:
Esquema del marco histórico del gótico español.

Detalles publicación original:
MARTÍ ARÍS, Carlos (2014): “Una respuesta a la disyuntiva entre historicismo y experimentalismo” en Las variaciones de la identidad. Ensayo sobre el tipo en arquitectura. Barcelona: Fundación Arquia (Colección arquia/temas núm. 36)

Ver publicación

Las variaciones de la identidad, es una publicación que tiene como objeto contribuir a una teoría del proyecto arquitectónico en que la idea de tipo no se conciba como un mecanismo reproductor sino como una estructura de la forma capaz de múltiples desarrollos. En esta clave, el proyecto arquitectural se sitúa tan lejos de la invención de la forma como del determinismo del modelo.

Historicismo y experimentalismo — Arquetipos
Ciudad de Olinto, sV ac. J. B. Ward-Perkins. Cities of ancient Greece and Italy: planning in classical antiquity

El siguiente artículo es un extracto del libro Las variaciones de la identidad. Ensayo sobre el tipo en arquitectura de la colección arquia/temas editada por la Fundación Arquia. Esta publicación se encuentra agotada, disponible en bibliotecas y librerías especializadas.

 

Se ha dicho con frecuencia que el análisis tipológico, si bien proporciona claves fundamentales para el conocimiento de la arquitectura del pasado, no logra, en cambio, dar cuenta de los procedimientos en que se basa la arquitectura moderna y, por lo tanto, se convierte en una herramienta inoperante par quien hoy se enfrenta al problema del proyecto. Creemos, por el contrario, que lo que caracteriza al pensamiento tipológico es su capacidad para instaurar una relación activa con las grandes arquitecturas del pasado, una relación que, más allá de la admiración contemplativa, nos permita desvelar su presente.

Ante el material histórico de la arquitectura, no cabe ni la actitud de ignorarlo considerándolo como algo ajeno a nuestros intereses, ni la de asumirlo de un modo literal, repitiendo mecánicamente sus aspectos particulares que son, precisamente, los que lo atan al pasado y lo remiten a unas contingencias históricas perecederas. La primera actitud coloca la arquitectura fuera de su propia historia y la aboca a un constante partir desde cero, tan arrogante como ilusorio. La segunda actitud lleva la arquitectura a su propia parodia; la convierte en una mera escenografía que no se corresponde con los problemas reales y, por lo tanto, no ayuda a dilucidarlos como sería su misión.

Pero entonces, ¿qué relación cabe instaurar con la arquitectura del pasado?, ¿cómo se puede hacer fructífero, en el proyecto, el conocimiento de la historia? En la noción del tipo, tal como ha sido desarrollada por la cultura moderna, creemos hallar la respuesta. Se trata de someter el material histórico de la arquitectura a un proceso radical de abstracción a través del cual se destilen sus aspectos más generales y permanentes. De ese modo, el material histórico no se presenta ya como una colección de piezas inertes y conclusas, encerradas en su propia condición de acontecimiento cumplido, sino que, despertando de su encantamiento, adquiere una nueva capacidad interactiva. La historia es entonces prua potencialidad y el proyecto no es más que una singular actualización de esa potencia.

El enfoque tipológico permite superar la estéril disyuntiva que quiere condenarnos a ignorar la experiencia histórica o a repetirla miméticamente. Al proponer una comprensión estructural de los fenómenos, despojándolos de su carácter particular y contingente, abre las puertas de la historia a la acción del pensamiento analógico, convirtiéndola así en un vasto campo de referencias de las que se nutre el proyecto. En tanto que resolución de un problema específico, el proyecto consiste entonces en la manipulación y transformación de ese sistema de referencias que son el material de base de la arquitectura.

En efecto, en la noción de tipo, tal como la hemos venido entendiendo, se aúnan el pensamiento lógico y el analógico. El tipo, del mismo modo que la analogía, se asienta en el reino de la semejanza, surge de la posibilidad de establecer correspondencias entre fenómenos diversos. Y así como el pensamiento analógico concibe el mundo como un entramado de correspondencias entre todos los seres que lo habitan, también la idea de tipo otorga al territorio de la arquitectura una trabazón intensa, de manera que <<cada obra es una realidad única y, simultáneamente, es una traducción de las otras>>. Octavio Paz: Los hijos del limo.

 

Créditos

EDICIÓN
Fundación Arquia
Arcs, 1, 08002 Barcelona
www.arquia.es/fundacion

CONCEPTO Y DISEÑO
Folch

ISBN 978-84-617-5967-5

© de esta edición,
Fundación Arquia, 2017 © del texto e imágenes, su autor

La edición de esta publicación ha sido patrocinada por Arquia Banca.

PATRONATO FUNDACIÓN ARQUIA
Presidente
Javier Navarro Martínez

Vicepresidente 1º
Federico Orellana Ortega

Vicepresidente 2º
Alberto Alonso Saezmiera

Secretaria
Sol Candela Alcover

Patronos
Carlos Gómez Agustí
María Villar  San Pío
Fernando Díaz-Pinés Mateo
Montserrat Nogués Teixidor
Ángela Barrios Padura
José Antonio Martínez Llabrés
Naiara Montero Viar
Joan Miralpeix Gallart
Javier Ventura González
Marta Cervelló Casanova
Emilio Tuñón Álvarez

Director Fundación Arquia
Gerardo García-Ventosa López