15/01/2018
Publicaciones + Urbanismo

Enric Miralles: La obesidad del vacío (los vecinos de Tiro con Arco)

porRamon Faura

Foto de portada:
Instalaciones de Tiro con Arco, Vall d’Hebron, Barcelona © Archery Range

Título libro:
Enric Miralles 1972-2000

Colección:
arquia / temas nº33

Director de la edición:
Josep M. Rovira

Autor del texto:
Ramón Faura

Páginas:
Extracto páginas [177-179]

Año:
2011

 

Las instalaciones de Tiro con Arco del estudio de Miralles y Pinós entienden el vacío “como aquel lugar donde la ciudad se ve y se usa”

El siguiente artículo es un extracto del capítulo Palacio de Deportes, Huesca (1988-1994) y Club de tiro con arco, Barcelona (1989-1991)  de la publicación Enric Miralles 1972-2000 [Páginas 177 – 179] de la colección arquia/temas. Esta publicación se encuentra disponible en bibliotecas y librearías especializadas y en la web de Fundación Arquia.

Las instalaciones de Tiro con Arco cobran forma al mismo tiempo que su entorno. Cuando Miralles y Pinós reciben el encargo, el parque de la Vall d’Hebron todavía no existe. Está en marcha un plan rector redactado por Eduard Bru, pero no un lugar con el que identificarse . Para una arquitectura hoy celebrada por su capacidad de integración, el escenario no deja de ser estimulante. ¿Integrarse en qué? ¿Recuperar qué trazas? El lugar y sus trazas no existirán hasta que el proyecto los genere.

Enric Miralles: La obesidad del vacío (los vecinos de Tiro con Arco) — Arquetipos
Portada del libro 'Enric Miralles 1972-2000'

El parque de la Vall d’Hebron se encarga en su día como una de las cuatro áreas olímpicas que las rondas deben conectar. La situación descolgada respecto al centro, la fuerte pendiente y unas preexistencias residuales convierten las 37 hectáreas encomendadas a Bru en un proyecto no abordable en términos continuistas. Así, el plan rector, más allá de las opciones formales, renuncia a conciliar lo inconciliable. Cuentan los colaboradores de Miralles y Pinós que, a lo largo de la redacción del proyecto, la relación del estudio con Bru es fluida y permanente; las influencias recíprocas.

«El área del Valle de Hebrón no parte de la historia, sino de la ruptura. Se basa en el desgarro de una zona en la que convivían la montaña, la ronda de Dalt, los bloques de la especulación de los años sesenta, los huertos y las casitas bajas de la Teixonera, en un tótum revolútum inabordable desde la tradición.»

Enric Miralles: La obesidad del vacío (los vecinos de Tiro con Arco) — Arquetipos
Plano detalle de secciones

Eduard Bru (Llàtzer Moix: La ciudad de los arquitectos, Barcelona: Anagrama, 1994)

Sin embargo, que las preexistencias no puedan leerse como un todo articulado no significa que no existan. De hecho, parte del éxito del plan rector se fundamenta en su pericia al considerar lo que hay y lo que habrá, es decir, lo que se construirá fuera de su control. Es el caso de la enorme promoción de viviendas proyectada por Ferrater y Cartañá (1989-1991). En cuanto a lo que ya hay, cabe citar los dos edificios de Emili Donato, el CEIP de la Taixonera (1978-1982) y la residencia geriátrica de Horta (1988-1992). Ambos edificios, con una preponderancia visual importante, favorecida por el salto topográfico, acompañan y presiden durante un buen rato el descenso en coche por la calle de Coll i Alentorn (el límite sudeste del parque). Y también está el Velódromo de Horta, de Bonell y Rius (1984), que, si bien hoy es una pieza ajena al parque (está al otro lado de la ronda), en su día, tratándose de un equipamiento olímpico, se entiende como pieza vinculada al área. Otra preexistencia reseñable sería el polígono de Montbau; sin embargo, la caída del terreno, el corte de la ronda y la masa cerámica del pabellón de Pelota, lo convierten en una realidad invisible desde el parque.

Además de las instalaciones de Tiro con Arco, el plan de Bru incluye el centro municipal de tenis de Tonet Sunyer; el ya citado, pabellón de Pelota de Garcés y Soria; la reconstrucción del pabellón de la República de Sert y Lacasa (París, 1937), las cerillas gigantes de Claes Oldenburg, y dos proyectos más, redactados por el propio Bru: la readaptación de las cocheras de Sant Genis (origen de la operación) y el complejo de las tres piscinas. En todo caso, cuando Miralles y Pinós reciben el encargo, los vecinos más próximos aún no han llegado y nadie sabe qué cara tienen.

Enric Miralles: La obesidad del vacío (los vecinos de Tiro con Arco) — Arquetipos
Plano de estructura

El plan rector se estructura a partir de una trama viaria serpenteante, en palabras de Bru, «fluidos asfálticos». Las zonas dedicadas al ocio se pavimentan con materiales explícitamente artificiales y plásticos. Los colores son más propios del pop art de la Costa Oeste que de la paleta mediterránea tan querida por el noucentisme. Los pavimentos de caucho, además de adecuarse al presupuesto y a la topografía, suponen también una afirmación al margen del parque decimonónico (introducir naturaleza asistida dentro de la ciudad) y también al margen de las plazas duras (resolver problemas del modo más efectivo: eliminar al usuario). El proyecto de Bru ni pretende conciliar lo inconciliable, ni desprecia al usuario. El plan rector, en sus primeras formulaciones, incluye una buena dosis de optimismo tecnológico. En todo caso, se trata de una euforia más cercana a la vocación democrática del Centro Georges Pompidou que a la exhibición muscular de la torre de Collserola. Todas las implicaciones tecnológicas del proyecto (preeminencia del coche, red de baterías para que los usuarios pueden conectar sus baterías, suministros de agua para lavar los vehículos, etc.), a pesar de ser descartadas en su gran mayoría, demuestran una clara voluntad de que sea el usuario quien dé sentido al parque.

 

Como muchos ya sabrán, las instalaciones de Tiro con Arco eran dos edificios (entrenamiento y competición) separados por 130 m y con una calle serpenteando en medio. Hoy en día sólo quedan en pie las instalaciones de entrenamiento, usadas como vestuarios y cantina de un campo de fútbol de arena. Los voladizos de hormigón, que en su día prolongaban la cota superior por encima del suelo y permitían entender el carácter de falla marcado por el plan rector, pegan hoy su nariz contra la red metálica del campo de fútbol. Que el contexto de Tiro con Arco en el momento de su redacción sea el vacío no responde sólo a cuestiones coyunturales. Forma parte también de una estrategia de Bru que contagia a Miralles y a Pinós. Trabajar desde la rotura, además de ser una estrategia que permite reacomodar lo preexistente, es, en palabras de Rosa Barba, entender el vacío «como aquel lugar donde la ciudad se ve y se usa»[6].

«Lo que acaba dando forma a la ciudad actualmente es el espacio vacío, el lugar donde la ciudad se ve y se usa.»

Rosa Barba

Así, el vacío, por un lado, como el elemento que permite que la ciudad pueda ser vista en toda su complejidad (pensemos en ciudades con río como París, San Petersburgo o Bilbao). Un vacío, no obturado por remiendos que intenten simular continuidad donde no la hay. Por otro lado, pensar el espacio urbano desde el vacío es también fomentar que sea el uso el que ocupe, dé sentido y remiende las discontinuidades de esa historia a la que Bru prefiere llamar ruptura. Más allá de las filiaciones formales, la estrategia proyectual del parque se resuelve en sintonía con los de grandes ciudades como París, Londres o Berlín. No por cuestiones de patrimonio monumental, como es obvio, sino por tratarse de ciudades que por sus dimensiones y complejidad han renunciado a coser (diseñar) cada palmo de suelo. La estructura urbana es capaz de encajar descuidos urbanísticos y permite, por tanto, que sean los habitantes, no coaccionados por un exceso de diseño ni incómodos en un espacio demasiado lleno, quienes decidan cómo utilizar la ciudad.

Ya lo hemos dicho: Tiro con Arco trata de disolverse en un entorno que no existe. Diluirse, pues, no es tanto acomodarse a lo existente como generar un contexto. En otras palabras, acomodar un vacío.

Créditos

EDICIÓN
Fundación Arquia
Arcs, 1, 08002 Barcelona
www.arquia.es/fundacion

CONCEPTO Y DISEÑO
Folch

ISBN 978-84-617-5967-5

© de esta edición,
Fundación Arquia, 2017 © del texto e imágenes, su autor

La edición de esta publicación ha sido patrocinada por Arquia Banca.

PATRONATO FUNDACIÓN ARQUIA
Presidente
Javier Navarro Martínez

Vicepresidente 1º
Federico Orellana Ortega

Vicepresidente 2º
Alberto Alonso Saezmiera

Secretaria
Sol Candela Alcover

Patronos
Carlos Gómez Agustí
María Villar  San Pío
Fernando Díaz-Pinés Mateo
Montserrat Nogués Teixidor
Ángela Barrios Padura
José Antonio Martínez Llabrés
Naiara Montero Viar
Joan Miralpeix Gallart
Javier Ventura González
Marta Cervelló Casanova
Emilio Tuñón Álvarez

Director Fundación Arquia
Gerardo García-Ventosa López