arquia / documental

Bauhaus. El mito de la modernidad

porFundación Arquia

Foto de portada:
Escuela Bauhaus/Set de café y té, diseño de Marianne Brand, 1924 estudiante del taller de metal. Foto: Lucia Moholy, Bauhaus-Archiv Berlin © VG Bild-Kunst, Bonn 2016

Director del documental:
Kerstin Stutterheim y Niels Bolbrinker (Alemania, 1998-104′)

Autor del libreto: 
Jorge Torres Cueco

Colección:
arquia / documental Nº35

Adquirir documental

Emparentada con el diseño industrial funcional, los orígenes de la Bauhaus estuvieron íntimamente unidos al expresionismo y a la producción artesanal bajo el modelo de los gremios medievales, para implicarse progresivamente en la producción industrial y, finalmente, en la arquitectura.

El siguiente artículo es un extracto del libreto del documental Bauhaus. El mito de la modernidadde la colección arquia/documental. El documental se encuentra disponible en bibliotecas y librerías especializadas y en la web de Fundación Arquia.

Bauhaus. El mito de la modernidad — Arquetipos
Cartel diseñado por Joost Schmidt para una exposición en la Bauhaus Weimar 1923

Walter Gropius – Weimar (1919)

Objetivos: La Bauhaus trata de reunir toda la actividad artística creadora en una sola unidad, de reunificar todas las disciplinas artesanales -escultura, pintura, artes aplicadas y manuales- en una nueva arquitectura, como partes inseparables de la misma. El último aunque remoto objetivo de la Bauhaus es la obra de arte unitaria -el gran edificio- en la que no existan fronteras entre arte monumental y decorativo.

La Bauhaus desea preparar a arquitectos, pintores y escultores de toda categoría para que se conviertan, según sus capacidades, en artesanos hábiles o artistas creadores independientes y fundar una comunidad de trabajo compuesta de maestros y aprendices que sea capaz de crear obras arquitectónicas completas –construcción, acabados, decoración y equipos- y que respondan en su conjunto a un mismo espíritu.

Principios: El arte nace por encima de todo método, no es susceptible de aprendizaje, pero sí lo es, en cambio, la artesanía. Arquitectos, pintores, escultores son artesanos en el sentido original de la palabra, por ello se exige como base indispensable para toda creación plástica una preparación artesanal de todos los alumnos en talleres y obradores experimentales. Los talleres propios deben construirse gradualmente, y se deben establecer contratos de aprendizaje con talleres no adscritos a la escuela.

La escuela está al servicio del taller y un día será absorbida por éste. Por lo tanto, no habrá profesores y alumnos en la Bauhaus, sino maestros, oficiales y aprendices.

Walter Gropius – Dessau (1926)

La Bauhaus quiere estar al servicio del desarrollo actual del alojamiento desde los simples utensilios domésticos hasta la vivienda acabada. Convencidos de que los utensilios y accesorios domésticos deben estar relacionados de una manera racional, la Bauhaus trata de descubrir mediante una investigación sistemática teórica y práctica –en el campo formal, técnico y económico- la forma de cada objeto a partir de sus funciones y condicionamientos naturales.

El hombre moderno, que lleva ropas modernas y no históricas, también necesita un hogar moderno adecuado a él y a su época, equipado con todos los objetos de uso cotidiano correspondientes al momento presente. Un objeto viene determinado por su esencia. Para realizarlo de modo que funcione correctamente –un recipiente, una silla, una casa- primero se debe estudiar su esencia; puesto que debe cumplir plenamente su cometido, es decir, debe realizar útilmente sus funciones, debe ser duradero, barato y «bonito». Este estudio de la esencia del objeto hace que una rigurosa consideración de todos los métodos de producción, construcciones y materiales tenga como resultado unas formas que, al apartarse de la tradición, a menudo parezcan extrañas y sorprendentes (considérese, por ejemplo, el cambio de forma de la calefacción y la iluminación).

Sólo gracias a un contacto constante con la técnica en progreso, con el descubrimiento de nuevos materiales y nuevas construcciones, el individuo creador puede adquirir la capacidad de establecer una relación viva entre los objetos y la tradición y desarrollar así el nuevo espíritu de trabajo.

(…)

Bauhaus. El mito de la modernidad — Arquetipos
Moholy-Nagy "Human Mechanics" 1920 © VRI

 

La creación de tipos estándar para los objetos útiles de uso cotidiano es una necesidad social. Las condiciones de vida de la mayoría de los hombres son iguales en lo esencial. Casa y utensilios domésticos son objeto de la demanda de las masas, su realización es más una cuestión de razón que de pasión. La máquina, capaz de producir productos estandarizados, es un medio eficaz para liberar al individuo de su propio trabajo material mediante la fuerza mecánica –vapor y electricidad– y satisfacer así sus necesidades vitales y crear para él múltiples objetos más baratos y mejores que si estuvieran hechos a mano. No es de temer una coacción del individuo por parte de la estandarización…

Los talleres de la Bauhaus son esencialmente laboratorios, en los que se estudian y perfeccionan continuamente los prototipos adecuados para la producción en masa y típicos de nuestro tiempo.

Créditos

EDICIÓN
Fundación Arquia
Arcs, 1, 08002 Barcelona
www.arquia.es/fundacion

CONCEPTO Y DISEÑO
Folch

ISBN 978-84-617-5967-5

© de esta edición,
Fundación Arquia, 2017 © del texto e imágenes, su autor

La edición de esta publicación ha sido patrocinada por Arquia Banca.

PATRONATO FUNDACIÓN ARQUIA
Presidente
Javier Navarro Martínez

Vicepresidente 1º
Federico Orellana Ortega

Vicepresidente 2º
Alberto Alonso Saezmiera

Secretaria
Sol Candela Alcover

Patronos
Carlos Gómez Agustí
María Villar  San Pío
Fernando Díaz-Pinés Mateo
Montserrat Nogués Teixidor
Ángela Barrios Padura
José Antonio Martínez Llabrés
Naiara Montero Viar
Joan Miralpeix Gallart
Javier Ventura González
Marta Cervelló Casanova
Emilio Tuñón Álvarez

Director Fundación Arquia
Gerardo García-Ventosa López