Artes plásticas + Publicaciones

Arne Jacobsen. Dibujos

porFélix Solaguren-Beascoa

Foto de portada:
Paisaje en acuarela, Arne Jacobsen.

Colección
arquia/temas nº 10

Título
Arne Jacobsen. Dibujos 1958-1965

Autor
Félix Solaguren-Beascoa

Jacobsen poseía esa doble virtud de los arquitectos de su generación: la sensibilidad de saber ver y la habilidad de saberlo expresar convenientemente, algo totalmente imprescindible en el mundo de la Arquitectura.

El siguiente artículo es un extracto de la publicación Arne Jacobsen III. Dibujos 1958-1965 de la colección arquia/temas. Esta publicación se encuentra descatalogada pero la puedes encontrar en bibliotecas especializadas.

Arne Jacobsen era un gran dibujante. En su época formativa, la Facultad de Arquitectura entendía el dibujo como una herramienta imprescindible para el dominio de la profesión. No era únicamente un mecanismo habilidoso mediante el cual estudiantes y arquitectos conseguirían deslumbrar al observador con un falso virtuosismo diferenciado con respecto a otras disciplinas. El dibujo permitiría expresar, analizar y estudiar referencias afines; conseguiría insistir en el rigor geométrico y en el estudio espacial, materializar su realidad física y ahondar en su lógica constructiva, comprobar su viabilidad, sus “texturas”, “contrastes” y “colores”, y plasmar, definitivamente, esas inquietudes en una realidad global final. Ésa sería la expresión última de esas sensaciones íntimas formalizadas en el reflejo de un espacio observado o imaginado para transmitirlo a otras sensibilidades. Era una actitud cultural del entorno, donde los libros de viajes, las anotaciones y el análisis de la realidad asumen su verdadera dimensión, la que debieran tener.

“Hablamos demasiado. Deberíamos hablar menos y dibujar más. A mí personalmente me gustaría renunciar a la palabra y, como la naturaleza orgánica, comunicar cuanto tenga que decir por medio de dibujos.”

-Goethe-

Esa imagen que se produce en el interior era el objetivo del proyectista; su manera de alcanzarla se realizaría mediante su concreción progresiva, mediante su simulación, mediante la ficción que produce el relato dibujado. Así, el dibujo se convierte en el vínculo que va desde la imitación de unas realidades previas a la intimación de otras futuras en un afán de materializar esos objetos que, pudiendo pasar desapercibidos, ofrecen la posibilidad de poseer el tiempo, las vidas, los sueños y las ilusiones que por un momento estuvieron presentes.  En la actualidad, estamos en un momento en que en el ámbito de la arquitectura, y especialmente en el académico, se han consolidado las magníficas y deslumbrantes herramientas gráficas informáticas. Frente a los dibujos realizados en los cuadernos personales de un arquitecto con una base tan sólida como la que poseía Arne Jacobsen, a los que nos dedicamos a la labor docente no nos queda más remedio que reflexionar sobre la base del dibujo formativo alcanzada en estos últimos tiempos.

Arne Jacobsen: Dibujos 1958-1965 | Arquetipos
Arne Jacobsen: Dibujos 1958-1965 | Arquetipos
Arne Jacobsen: Dibujos 1958-1965 | Arquetipos
Arne Jacobsen: Dibujos 1958-1965 | Arquetipos
Arne Jacobsen: Dibujos 1958-1965 | Arquetipos
Arne Jacobsen: Dibujos 1958-1965 | Arquetipos
Arne Jacobsen: Dibujos 1958-1965 | Arquetipos
Créditos

EDICIÓN
Fundación Arquia
Arcs, 1, 08002 Barcelona
www.arquia.es/fundacion

CONCEPTO Y DISEÑO
Folch

ISBN 978-84-617-5967-5

© de esta edición,
Fundación Arquia, 2017 © del texto e imágenes, su autor

La edición de esta publicación ha sido patrocinada por Arquia Banca.

PATRONATO FUNDACIÓN ARQUIA
Presidente
Javier Navarro Martínez

Vicepresidente 1º
Federico Orellana Ortega

Vicepresidente 2º
Alberto Alonso Saezmiera

Secretaria
Sol Candela Alcover

Patronos
Carlos Gómez Agustí
María Villar  San Pío
Fernando Díaz-Pinés Mateo
Montserrat Nogués Teixidor
Ángela Barrios Padura
José Antonio Martínez Llabrés
Naiara Montero Viar
Joan Miralpeix Gallart
Javier Ventura González
Marta Cervelló Casanova
Emilio Tuñón Álvarez

Director Fundación Arquia
Gerardo García-Ventosa López