28/05/2018
Arquitectura + Publicaciones

Alison y Peter Smithson: ¡Play Brubreck!

porNieves Fernández Villalobos

Imagen de portada:
Robin Hood Gardens, 1972. Image by Sandra Lousada © The Smithson Family Collection

Detalles publicación original:
FERNÁNDEZ VILLALOBOS, Nieves (2012): “Lo necesario y lo realizable” en Utopías domésticas. La casa del Futuro de Alison y Peter Smithson. Barcelona: Fundación Arquia (Colección arquia/tesis núm. 37)

Ver producto

 

A través de la casa del Futuro de los Smithson, la autora propone un sugerente viaje que culmina en un carrusel de utopías, algunas próximas a la ciencia ficción, que contribuyen a esclarecer las intenciones del singular proyecto de la pareja británica.

El siguiente artículo es un extractodel libro Utopías domésticas. La casa del Futuro de Alison y Peter Smithson de la colección de arquia/tesis editada por la Fundación Arquia. El texto de este artículo se centra en el capítulo “Lo necesario y lo realizable”. Encontrarás ejemplares de la publicación en librerías y bibliotecas especializadas y en la página web de la Fundación Arquia.

El As Found no señalaba algo cerrado, concreto, sino que se refería más bien a un proceso, a algo abierto. En este sentido, los Smithson no solo participaron del As Found en sus obras, sino también en el proceso de sus propias vidas. A lo largo de ellas, fueron «encontrando» personas que influyeron notablemente en su trayectoria personal y laboral y cuya manera de hacer y pensar supieron «recoger e interpretar». El interés de los Smithson por la experimentación y las innovaciones técnicas les vinculó al estudio de ingeniería Ove Arup, fundamentalmente con Ronald Jenkins. Su actitud vital e intereses artísticos les llevó a participar en la formación del Independent Group (IG), y su actitud ética en la arquitectura y la defensa de la función moral del arquitecto les proporcionó un papel protagonista en la formación y desarrollo del Team X.

Cuando, en los años cincuenta, los Smithson se reunían con varios artistas en Londres para formar el IG, les vinculaba la admiración por el Beton Brut de Le Corbusier y la pureza estructural de Mies van der Rohe, el interés por el Art Brut de Dubuffet y las pinturas del expresionista abstracto Jackson Pollock, así como el análisis de diversas obras de arquitectura, pintura, escultura y fotografía que ellos mismos realizaban. A lo largo de los escritos de los arquitectos pueden apreciarse estos intereses. Pero en ningún caso se trataba de una admiración ciega e incondicional. Ponían como base una visión humanista que tenía sus raíces en las ciencias sociales modernas y en el pensamiento del existencialismo francés. Su actitud crítica les llevó a posicionarse contra el funcionalismo y a intervenir activamente en la construcción de una nueva cultura arquitectónica y urbana:

Es preciso crear una arquitectura de la realidad […]. Una arquitectura que arranque del período de 1910 —del De Stijl, del dadá y del cubismo— y que ignore el daño ocurrido tras las cuatro funciones (habitar, trabajar, recrearse y circular). Un arte preocupado por el orden natural, por la relación poética entre los seres vivos y el entorno.

Alison y Peter Smithson, 1954

Tras la Segunda Guerra Mundial, los CIAM, fundados en 1928, se habían convertido en una tribuna pública para algunos de los maestros del Movimiento Moderno (Le Corbusier, Gropius, Giedion y Sert), quienes animaron a los arquitectos jóvenes a participar en las conferencias. En 1951 los Smithson asistieron por primera vez al CIAM VIII, en Hoddesdon, con el propósito de escuchar a Le Corbusier, y allí conocieron a Jaap Bakema, Georges Candilis y Aldo van Eyck. En el noveno congreso, en Aix-en-Provence en 1953, se encargó la preparación del CIAM X al equipo formado por los tres arquitectos mencionados, Rolf Gutmann y cuatro arquitectos ingleses: John Voelcker, William Howell y Alison y Peter Smithson. Este grupo se llamó a sí mismo Team X. Su núcleo principal lo formarían los tres primeros junto con los Smithson, a los que después se sumaron Shadrach Woods y Giancarlo De Carlo. El nuevo equipo entró en la discusión que originó la dispersión final del CIAM, en el décimo congreso (Dubrovnik, 1956), en relación con la Carta de Atenas —respetada como un dogma por los miembros veteranos, pero calificada de incongruente por los arquitectos jóvenes—. Pensar en las cuatro funciones obligaba a considerar edificios en altura, pero también a zonificar la ciudad, con cada sector rodeado por un cinturón verde; lo cual se acercaba a las concepciones de Ciudad Jardín de Ebenezer Howard que la planificación estatal británica estaba favoreciendo.

Los Smithson se referían a menudo al Team X como la «gran familia». El clima amistoso se puede observar en la correspondencia y las diferentes fotografías del grupo. En una de ellas, se ve incluso a sus tres hijos mezclados entre los miembros. Alison tuvo un papel protagonista en esas relaciones, como explicaba Peter: «Era ella quien descubría a las personas. Era ella quien tomaba contacto con ellas: los invitados a las reuniones del Team X eran todos escogidos por Alison». Y es que los arquitectos estaban preocupados por trabajar no tanto sobre las cosas como sobre las relaciones que se establecen entre ellas. Esta es una idea que se puede explicar bien con el esquema que Peter dibujó en 1962, denominado Play Brubeck, que se materializa a distintos niveles y en varios proyectos.12 Fue publicado en el Team X Primer con la siguiente leyenda:

Brubreck: “Ideograma de una red de relaciones humanas. Una constelación de partes de diferente valor, en una red inmensamente complicada de líneas que se cruzan y entrelazan. Brubeck! De aquí puede surgir una trama.”

Alison Smithson (Manual del Team X, diciembre 1962)

 

Alison y Peter Smithson: ¡Play Brubreck! — Arquetipos
ideograma de Play Brubreck, 1962, Peter Smithson

Esa colección de puntos, reunidos en un mismo tiempo y espacio, no muestra una jerarquía clara, sino múltiples líneas que dibujan conexiones libres entre ellos. Eran tan importantes los nodos como los trazos que los conectaban.

De esta manera, el Team X en general y los Smithson en particular precisan de manera radical y consciente, mediante algunos de sus proyectos, la postura conceptual que defienden en lo referente al debate del lenguaje arquitectónico. Su crítica a la popular simplificación de la arquitectura que dio cuerpo a la reforma social inglesa iba, de modo más profundo, contra el esquematismo con que se interpretaban las necesidades sociales. Propusieron, por ello, objetivos y modelos innovadores para la organización del tejido urbano a través de proyectos libres de precondicionamientos lingüísticos. El nuevo brutalismo nacía para describir aquello que proponían; era un instrumento que permitía establecer relaciones complejas entre el ser humano y sus necesidades de asociación, la naturaleza que le rodea y la construcción que lo hace posible.

<<Los sueños de los Smithson poseen la dignidad de lo necesario y la fuerza de lo realizable…>>

E. Katzenstein (Ideas y Realizaciones, Cuadernos Summa-Nueva Visión)

Créditos

EDICIÓN
Fundación Arquia
Arcs, 1, 08002 Barcelona
www.arquia.es/fundacion

CONCEPTO Y DISEÑO
Folch

ISBN 978-84-617-5967-5

© de esta edición,
Fundación Arquia, 2017 © del texto e imágenes, su autor

La edición de esta publicación ha sido patrocinada por Arquia Banca.

PATRONATO FUNDACIÓN ARQUIA
Presidente
Javier Navarro Martínez

Vicepresidente 1º
Federico Orellana Ortega

Vicepresidente 2º
Alberto Alonso Saezmiera

Secretaria
Sol Candela Alcover

Patronos
Carlos Gómez Agustí
María Villar  San Pío
Fernando Díaz-Pinés Mateo
Montserrat Nogués Teixidor
Ángela Barrios Padura
José Antonio Martínez Llabrés
Naiara Montero Viar
Joan Miralpeix Gallart
Javier Ventura González
Marta Cervelló Casanova
Emilio Tuñón Álvarez

Director Fundación Arquia
Gerardo García-Ventosa López